Si estás con mayores niveles de estrés y ansiedad en las últimas semanas mientras el coronavirus se ha apoderado de nuestro mundo, entonces no estás solo.

Outplacement Argentina

Investigaciones recientes sugieren que muchas personas experimentaron impactos psicológicos de moderados a severos durante el brote inicial de COVID-19. Esta es una respuesta muy normal y podemos tomar algunas medidas prácticas para manejarla de manera efectiva. LHH Argentina Outplacement te recomienda que hagas esto por varias razones.

En primer lugar, la gestión de nuestros niveles de estrés tiene un impacto significativo y positivo en nuestro sistema inmunológico y la Organización Mundial de la Salud ha hecho hincapié en que el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico y la adopción de medidas preventivas adecuadas desempeñan un papel crucial en la lucha contra el Coronavirus. También es probable que esta situación continúe por lo que es importante que pongamos en marcha estrategias para hacer frente al estrés ahora, para que no nos abrume, y podamos seguir estando ahí para nuestras familias, nuestros amigos y nuestros colegas. Aquí hay seis consejos con base científica para ayudar a mantener tu bienestar mental durante la pandemia COVID-19.

1. Saber cómo te sentís

El primer paso para lidiar con el aumento del estrés y la ansiedad es reconocer que estás lidiando con ello en primer lugar. El estrés puede manifestarse de muchas maneras, incluyendo tristeza, confusión, irritabilidad, postergación, tensión física y dolor corporal, falta de energía e incluso problemas para dormir. Todos tenemos una respuesta diferente al estrés, y es importante conocerse a sí mismo y revisarse física y mentalmente a diario para saber cómo nos sentimos y reconocer los síntomas del estrés. Saltarse este paso e ignorar cómo nos sentimos impide nuestra capacidad de manejar nuestro estrés.

2. Tiene sentido

Es tentador tratar de descartar nuestros sentimientos, especialmente en un momento como este, cuando todos estamos tratando de hacer frente y permanecer fuertes para los que nos rodean. Pero la realidad es que las respuestas al estrés son la forma en que nuestros cuerpos nos protegen, y las señales de alerta temprana como el sentirse enojado o cansado pueden ser indicadores cruciales de que necesitamos intervenir antes de que el estrés se vuelva abrumador. El cuerpo humano se ha adaptado a lo largo de muchos siglos para poder reaccionar y protegerse de amenazas externas como una pandemia de salud mundial, por lo que es perfectamente normal experimentar una respuesta de estrés en este momento. Hay que crear el hábito de tomarse un tiempo cada día para darse cuenta de esto y darle sentido a la situación para evitar pasar por alto su estrés.

3. Pequeños cambios, grandes impactos

La buena noticia de lidiar con los primeros signos de estrés es que a menudo los pequeños cambios en nuestra rutina diaria pueden hacer una gran diferencia. Estos rituales y rutinas diarias serán diferentes para cada uno y dependerán de su típica respuesta al estrés. Por ejemplo, si normalmente experimenta el estrés de forma física, como sentirse cansado o tenso en el cuerpo, puede decidir irse a la cama 30 minutos antes de lo habitual o tomarse un tiempo para un baño relajante.

4. Evite las trampas de pensamiento comunes

Hay cosas prácticas que todos podemos hacer en la situación actual para protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. Esto incluye una buena higiene personal y practicar el distanciamiento social, pero también hay muchas cosas sobre las que no tenemos control. Es importante tomarse un momento para reconocer esas cosas, y luego dejarlas ir. Intentá ser consciente de los muchos mitos que hay por ahí que pueden ser engañosos y que nos impiden centrarnos en lo que está bajo nuestro control. Evitá la trampa del pensamiento común que es cuando predecimos un estado futuro que se basa en nuestros mayores temores frente a los hechos de la situación.

5. Un pequeño paso

Aumentar nuestro nivel de ejercicio puede ser una de las formas más fáciles y efectivas de aumentar nuestro bienestar mental y fortalecer nuestro sistema inmunológico. Aunque no sea posible salir a la calle y dar una caminata rápida, hay muchas rutinas que podemos hacer en nuestras casas para ayudarnos a movernos. Y, mejor aún, si puedes hacer que un familiar o amigo te acompañe, ya sea en persona o virtualmente.

6. La conexión humana

Aunque todos practicamos el distanciamiento social, es importante no pasar por alto la necesidad de la conexión humana en este momento. Una forma más útil de pensar en ello podría ser el distanciamiento físico para que no descuidemos la necesidad de conexión social con nuestros amigos y familia, ya que es otro importante elemento para combatir el estrés. Contactar con otros a través del chat o una video llamada también puede servir para un doble propósito, ya que puede ser que la otra persona también necesite una conexión humana amistosa.

Ahora más que nunca, debemos priorizar nuestra salud individual – y eso incluye nuestro bienestar mental. Aprovechá estos seis consejos para reconocer tus sentimientos y mantener tu salud mental general mientras navegamos juntos el COVID-19.

Estos consejos están diseñados para ser de naturaleza educativa y de ninguna manera un sustituto del apoyo clínico profesional. Si notás que tus signos son difíciles de manejar, por favor considerá buscar ayuda profesional. LHH Argentina –

Outplacement

Tambien te puede interesar: Resiliencia y Liderazgo en Pandemia