nota730

Si bien cada vez es más común que las mujeres ocupen puestos más altos en las pirámides de las organizaciones, todavía siguen siendo muy pocas las que escalan hasta el tope de la pirámide. De hecho, sólo el 4% de las empresas grandes y Pymes están dirigidas por mujeres.
Por esta razón la propuesta es plantear y analizar dos mitos instalados en la cultura del trabajo y su interpretación en el mundo empresarial.

Primer Mito:
No existen diferencias de ningún tipo entre hombres y mujeres en la gerencia. No tiene sentido fijarse si se está hablando con un hombre o una mujer; es un detalle sin relevancia en el mundo de los negocios.

Realidad:
Los hombres y las mujeres sí se diferencian entre sí. Al margen de los estereotipos sobre los estilos gerenciales de hombres y mujeres, lo cierto es que las carreras de hombres y mujeres suelen ser distintas, y que las oportunidades para llegar a la cima del mundo corporativo son más escasas para mujeres que para hombres. Hombres y mujeres con frecuencia utilizan recursos diferentes, que marcan distintivamente sus estilos de comunicación, sus estrategias de carrera y sus mecanismos de poder, factor este altamente relacionado con la capacidad de influir sobre los demás y de gerenciar situaciones y personas.

Segundo Mito:
Hoy día la mitad de los estudiantes de MBA son mujeres, y ahora que las mujeres ocupan altas proporciones en la gerencia media, es solo cuestión de tiempo que exista igualdad de género en el mundo de la alta gerencia.

Realidad
A mayor altura en la escalera corporativa, podemos tener por seguro que habrá menos mujeres. El “techo de cristal”, que limita el acceso de mujeres a posiciones de alta gerencia o directivas, existe y a veces es de cemento. Esto es cierto aun después de que la alta proporción de mujeres en las carreras universitarias y en la gerencia media ha ido en ascenso desde hace por lo menos 20 años-es decir, que ya ha habido suficiente tiempo como para que las mujeres llegaran un poco más proporcionalmente a la cima.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta