nota21

“Es extremadamente difícil, si no imposible, dejar la oficina a las 5 si una es desorganizada”, Laura Stack

La tecnología ha aportado muchos beneficios en el trabajo simplificando la rutina, pero ha incorporado “malos hábitos” sobre todo en lo que se refiere al uso abusivo del email y otras aplicaciones en línea de uso habitual tanto en los días de oficina” como en los de “descanso”.

La conclusión es que el límite de las horas de trabajo se ha desdibujado. La propuesta se reduce a unas pocas premisas cuyo resultado es beneficioso para la persona y la empresa.

1. COMENZAR EL DÍA TENIENDO EN MENTE EL FIN DEL DÍA LABORAL
Mucha gente no sale del trabajo a hora simplemente porque no tiene la expectativa de hacerlo. Ponerlo en su agenda, en su celular o simplemente hacerse el compromiso

2. TENER EN CLARO SUS VALORES
Persona, salud, familia. Son estos los suyos? Haga su propio análisis, Establezca sus valores.

3. DECIR A LA GENTE CUÁNDO SE TIENE QUE IR
Fijar las expectativas definiendo los límites. No es asunto de nadie que su compromiso sea con usted o su familia. La gente tiende a apoyar cuando alguien hace públicos sus objetivos; Salir a horario.

4. HACER LO MÁS IMPORTANTE PRIMERO
Si pierde tiempo con tareas de bajo valor, como responder correo y fijar reuniones, es posible que no llegue a hacer lo importante. Para mantenerse en horario se sugiere crear una lista con dos columnas. En el lado izquierdo enumerar tres a cinco prioridades de las más críticas que sean su responsabilidad. En el lado derecho enumerar todas las actividades a hacer durante el día. Enfocarse en el cumplimiento de la columna izquierda.

5. INICIAR LAS REUNIONES ANTES DE LAS 4 DE LA TARDE
Para tener el control de los horarios de las reuniones asegurarse de que la última comience a las 4 y termine a las 4.30.

6. DARSE UN TIEMPO DE TRANSICIÓN
No saldrá por la puerta a tiempo si no se da tiempo para aflojarse. La sugerencia es bloquear los 20 minutos previos a la hora de partida prevista para terminar con los detalles, como archivar papeles, organizar su espacio de trabajo y asegurarse de que se haya respondido los correos importantes.

7. ADVERTIR QUE EL TRABAJO SEGUIRÁ ALLÍ MAÑANA
“La verdad es que siempre habrá más para hacer, así que usted decide -no importa de qué se trate o qué fuego hay que apagar- cuánto tiempo está dispuesto a invertir en el trabajo cada día.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta